Los misterios de la Catedral de Sevilla

La Catedral de Sevilla no sólo es el tercer templo más grande de la cristiandad ni la construcción gótica más grande del Mundo, es mucho más. Y entre todo ello destaca una faceta, la de un lugar dónde se hallan las leyendas, misterios y sucesos paranormales.

sevilla_catedral04

La mayoría de estos fenómenos provienen del “he oído…”, “conozco a uno que…” o “me contó que le pasó a él…”, aunque cierto es, que son estas historias las que le aportan un encanto extra a estos lugares de aura misteriosa. Además, dicen que cuando el río suena, agua lleva…

Son muchas las leyendas que rodean la vida y el arte de este templo magno. Una de ella es entorno a la Virgen de los Reyes y al niño Jesús que se sienta en sus rodillas.

Cuentan que un día dos vigilantes estaban haciendo la ronda nocturna. Uno de ellos pasó por la capilla de la patrona y comenzó a llamar al compañero. Éste acudió alarmado y le preguntó “¿Qué pasa?”, a lo que respondió “¡Mira!”. El niño Jesús había desaparecido. Conscientes del revuelo que se podría montar si llamaban a la policía, comenzaron a buscar por todos lados rastros de los supuestos ladrones pero ni aparecía nadie ni había rastro de ellos. Cuando volvieron a la capilla desesperados y miraron a la Virgen se quedaron de piedra: el niño Jesús había vuelto a las rodillas de su madre.
Ésta historia podemos unirlas a otras relacionadas con el niño Jesús como sonidos nocturnos de un niño riéndose y corriendo por el interior del templo o el del desgaste de las suelas de los zapatitos del pequeño Jesús.

Otros sucesos difícilmente explicables y experimentados en la piel de trabajadores (o eso cuentan, me contaron, le han contado…) es el de las lámparas. Puertas cerradas, nada de turistas, silencio… y lámparas que empiezan a oscilar. Podríamos pensar que son corrientes de aire pero, como decimos,  las puertas están cerradas desde hace ya varias horas. De pronto, sin causa justificada, esas grandes lámparas que iban de un lado a otro se paran en seco.

sevilla_catedral_detalle_puerta_de_palosLa Catedral de Sevilla no sólo es el centro rector de la vida religiosa de la ciudad ni una gran obra de arte. Es un lugar misterioso, con puertas cuyos tímpanos guardan escenas con detalles que no sabemos muy bien que quieren decir, puertas que si vas de una a otra por el interior del templo dibujan un pentateuco (estrella de cinco puntas), imágenes cardenalicias de aspecto fúnebre o lecturas esotéricas sobre las obras de arte existentes.

Es en definitiva un lugar que, independientemente de las creencias y de los rumores, impresiona y transmite energía a cualquiera por sí misma.

Dani Antón

Autor de esta entrada: Dani Antón . Gestor cultural, documentalista histórico y bloguero.
Twitter: @DaniAnton // Linkedin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s